¿Debo poner mi casa en un fideicomiso?

Compra de casa - April 9, 2022
Abuela, hija y nieta abrazándose en la cocina mientras prepara una ensalada

Cómo planificar la sucesión de tu hogar

Si estás considerando desarrollar un plan de sucesión (¡y deberías hacerlo!), probablemente ya has pensado en qué quieres dejarle a tu familia y cómo hacerlo. Tus bienes son más que simples números en una hoja de cálculo; tienen tanto valor sentimental como financiero, y quizá nada ofrezca más de ambos que tu hogar familiar.

La planificación de la sucesión de tu hogar es una de las partes más importantes del proceso, y sin embargo, muchos no están completamente seguros de la mejor manera de dejar su casa a su familia. La mayoría está familiarizada de manera general con los Testamentos y su función, pero un Testamento no es el único medio para asignar nuestra propiedad después de nuestra muerte. Un número creciente de propietarios también está aprovechando los fideicomisos para dejar sus hogares y otras propiedades a sus familiares al fallecer.

¿Qué es un Fideicomiso?

Entonces, ¿qué es un fideicomiso? Es un acuerdo financiero mediante el cual una persona coloca bienes bajo el cuidado de un tercero en beneficio de un beneficiario. Para fines de planificación de sucesiones, un fideicomiso puede ser útil para padres de niños pequeños; los padres pueden establecer un fideicomiso para el tutor legal designado de su hijo para asegurarse de que estén económicamente cuidados si algo les sucede. Por esta razón, los fideicomisos requieren de alguien en quien confíes para administrar esos bienes.

Si decides crear un fideicomiso para tus bienes, incluyendo tu hogar, con el propósito de dejarlo a tus beneficiarios después de tu fallecimiento, hay diferentes opciones disponibles. Existen dos categorías básicas de fideicomisos: los fideicomisos en vida, que entran en vigor mientras aún estás vivo, y los fideicomisos testamentarios, que están destinados a entrar en vigor tras tu muerte. Típicamente, un fideicomiso testamentario es algo que se estipula en tu Testamento y se crea cuando el Testamento entra en vigor, lo que significa que, al igual que un Testamento, puede ser revocado y cambiado según sea necesario.

Los fideicomisos en vida pueden ser revocables o irrevocables, siendo el último aquellos que no pueden ser cambiados o alterados después de su creación, y los fideicomisos revocables se convierten en irrevocables después de la muerte del creador del fideicomiso. Si parece complicado, es porque los fideicomisos y la planificación de sucesiones son complejos y es mejor manejarlos con la ayuda de un abogado.

Independientemente de la opción que elijas, si estás creando un fideicomiso, tendrás que transferir la escritura de tu hogar al nombre del fideicomiso en el título para que los fiduciarios puedan asumir la propiedad. Con un fideicomiso en vida, tendrás que transferir la escritura cuando crees el fideicomiso, mientras que un fideicomiso testamentario no existe antes de tu muerte pero necesitarás titular tus bienes adecuadamente; nuevamente, estos fideicomisos requieren asistencia legal.

Pros y contras de los Fideicomisos

Cada tipo de fideicomiso, y los fideicomisos en sí, tienen tanto beneficios como desventajas en comparación con las alternativas disponibles para la planificación de sucesiones. Un beneficio significativo del fideicomiso en vida es que puede permitirte evitar el proceso de legalización, al menos en el caso de los fideicomisos en vida revocables.

Los fideicomisos testamentarios, debido a que deben ser creados después de la muerte del otorgante, deben pasar por el proceso de legalización, un proceso a veces largo y costoso. Un fideicomiso puede potencialmente diferir algunas de las cargas de los impuestos sucesorios, en caso de que tu propiedad esté sujeta a ellos.

Los fideicomisos también ofrecen la opción de retrasar la distribución de tus bienes hasta una fecha posterior o estipular cómo un beneficiario puede calificar para su herencia. Ya sea un hijo que aún no ha cumplido dieciocho años o un familiar que podría no ser capaz de manejar el dinero de manera responsable en el presente hasta una edad posterior, un fideicomiso te permite establecer las condiciones en las cuales los bienes pueden ser pagados a los nombrados como beneficiarios.

La desventaja de un fideicomiso es que puede ser más complicado de crear, y si abarca más que solo tu hogar, podría ser más costoso de actualizar y mantener. A medida que adquieras o vendas bienes, el fideicomiso puede requerir actualizaciones, y cualquier nuevo bien que desees que forme parte del fideicomiso debe tener títulos que reflejen la propiedad del fideicomiso, y no la de un individuo.

Los fideicomisos tampoco protegen automáticamente a tus beneficiarios contra cualquier gravamen colocado sobre tu propiedad, incluso si esa propiedad está en un fideicomiso; depende del tipo de fideicomiso y otros factores. Por lo tanto, si falleces con juicios o impuestos adeudados sobre tu propiedad, los acreedores pueden buscar cobrar esas deudas de tu patrimonio, como lo harían durante el proceso de legalización. Sin embargo, tus beneficiarios del fideicomiso tienen algunos derechos.

Más importante que la elección de crear un fideicomiso además de un Testamento es la decisión de abordar la planificación de sucesiones en el momento en que tengas cualquier bien que contabilizar y cualquier familia que considerar. Tener un Testamento es crítico para cualquier individuo, y especialmente para los padres y propietarios de viviendas.

Sin duda tienes pensamientos sobre quién heredará tu hogar y la disposición de todos tus bienes, pero sin un Testamento, estás dejando que el tribunal de sucesiones tome esas determinaciones. Además, estás imponiendo una carga adicional a tu familia para que organice tus asuntos, haciendo que un proceso ya difícil sea aún más duro. Si no estás dispuesto a crear un plan de sucesión por tu propia tranquilidad, hazlo al menos por el beneficio de tu familia.

Habla con un abogado de LegalShield y comienza tu plan de sucesión de tu hogar

Cualquiera sea la planificación de sucesiones que realices en términos de Testamentos y fideicomisos, tu hogar es central en tu pensamiento y asegurarte de que tu familia reciba tu hogar con la menor dificultad posible debe ser una prioridad. Los fideicomisos ofrecen una opción para aquellos que sienten que un Testamento por sí solo no funcionará para su propiedad, pero como con cualquier decisión importante de planificación de sucesiones, es mejor hablar con un abogado para entender todas las implicaciones antes de tomar acción. Los abogados de planificación de sucesiones de LegalShield pueden asistir con asesoría legal para un Fideicomiso en Vida; los planes de membresía comienzan en $24.95 al mes.

LegalShield proporciona acceso a servicios legales ofrecidos por una red de firmas de abogados proveedoras a los Miembros de LegalShield a través de la participación basada en membresía. Ni LegalShield ni sus funcionarios, empleados o asociados de ventas proporcionan directa o indirectamente servicios legales, representación o asesoría. Consulta un contrato del plan en legalshield.com para el estado específico de residencia para conocer términos completos, coberturas, montos y condiciones. Esto no está destinado a ser un consejo legal o médico. Por favor, contacta a un profesional médico para asesoría o asistencia médica y a un abogado para asesoría o asistencia legal.

Recent Posts