Cuando los padres se separan, los acuerdos de manutención de los hijos suelen establecerse para garantizar que los niños (y su progenitor custodio) dispongan de los recursos financieros que necesitan para la alimentación, la ropa, la educación, la atención sanitaria y...